Historia

El Teatro Nacional de San Salvador es uno de los espacios escénicos más importantes del país, construido con estilo del «Renacimiento» ostenta una fachada de 42 metros de frente por 97 de altura y su construcción se efectuó por el sistema de cemento armado Hennebique.

Como institución patrimonial cultural, atiende y promueve las artes de compañías escénicas de la Secretaría de Cultura de la Presidencia, así como de grupos independientes, nacionales e internacionales, brindando la mejor calidad de servicio a los usuarios y al público en general.

La visión del teatro es mantener diversificada la programación de artes escénicas nacionales e internacionales, creando así nuevos públicos amantes de las artes. Para ello, cuenta con cuatro espacios disponibles: Gran Sala, Pequeña Sala, Sala de Cámara y Café Teatro; así como el foyer y el vestíbulo, que constituyen dos espacios para exposiciones y recepciones.

[accordions id=»889″]